Tips para exponer en público sin nervios

    como-hacer-una-exposicion

    Tips para exponer en público sin nervios

    Todos hemos pasado por ese momento incómodo donde debes exponer frente a tus compañeros y los nervios se apoderan de tu cuerpo. Comienzas a hablar cortado, te olvidas de lo que estás diciendo, todo tu cuerpo tiembla y sólo quieres que te trague la tierra.

    Algunas veces preparar una exposición es más difícil de lo que parece, si eres de esas personas que no les gusta ser vistas por las multitudes y tienes miedo de decir alguna cosa absurda que dañe por completo tu intervención, realizar una exposición se convierte en uno de tus mayores retos.

    Algunas personas tienen mayor facilidad para expresarse, hablar al público y contar el tema correspondiente con una fluidez envidiable. Pero lo cierto es que estas personas también se preparan para tener una presentación exitosa, organizan sus ideas y tienen una estrategia para memorizar su discurso de tal manera que les resulta fácil pasar a exponer.

    Para que logres hacer una buena exposición, a continuación, te traemos algunos tips para exponer en público sin tener nervios y con excelentes resultados.  

    1. Confía en ti mismo

    Si no tienes confianza en todo lo que preparaste, en tu conocimiento y en que puedes hacerlo, las cosas se tornaran más difíciles. Debes estar completamente seguro de que conoces el tema del que vas a hablar, esto te ayudará a hablar con mayor fluidez y el bloqueo mental no te jugará una mala pasada.

    Envolver al público depende de la seguridad con la que te expreses, si alguien nota la mínima duda en lo que estás diciendo perderá toda credibilidad y probablemente también dejará de prestar atención a tu exposición.

    2. Identifica el público a quien te vas a dirigir

    Conocer quiénes serán las personas que escucharán tu exposición también es de vital importancia a la hora de preparar tu discurso. Es importante identificar quienes te van a escuchar y así elegir las palabras apropiadas y el vocabulario necesario según corresponda.

    Por ejemplo, no puedes hablar como si estuvieras presentando ante niños cuando vas a exponer en público frente a un grado superior. Lo mismo pasa si estás en la universidad, no puedes pretender utilizar un vocabulario del colegio cuando te estás preparando para ser un profesional destacado en determinada carrera.

    3. Estudia y documéntate sobre el tema

    Es importante que investigues a fondo sobre el tema del que vas a hablar. Si sabes lo que estás diciendo será más fácil seguir un hilo conductor y podrás hablar con mayor fluidez.

    estudiante

    Realizar un fuerte trabajo de investigación te ayudará a ampliar tu conocimiento, el contenido que vas a manejar e incluso beneficiará en tu vocabulario. Además, en caso de que te hagan preguntas será mucho más fácil responderlas, lo que te sumará puntos positivos al exponer.

    4. Realiza una estructura básica de tu exposición y una prueba de ensayo previamente

    Si logras organizar tus ideas de manera esquemática te resultará más cómodo llevar un orden en tu presentación. Para esto puedes apoyarte de diapositivas o pequeñas notas con palabras clave.

    Tener una estructura básica no solo te ayudará a tener un control sobre el tiempo, sino que colaborará armónicamente en una mayor fluidez, orden del discurso e incluso evitará que se presenten las pausas interminables por bloqueos mentales.

    De igual forma, ensayar te ayudará a tener más seguridad y a seguir la estructura planeada. Intenta ensayar frente a un espejo, a tus peluches o a tu familia. Ver como lo haces en un primer momento te permitirá saber en qué estás fallando y como puedes arreglarlo.

    5. No llenes de texto tus diapositivas

    Tanto para el expositor como para la audiencia, es más fácil guiarse de unas diapositivas ilustrativas, con imágenes y palabras clave; que con diapositivas cargadas en su totalidad de texto donde incluso leer se torna tedioso.

    Para captar la atención de los espectadores debes utilizar diapositivas con colores apropiados, donde la letra tenga una fuente grande para que sea más accesible leerlas. Puedes utilizar pequeños conectores o mapas conceptuales para organizar tu información en la misma diapositiva, también puedes basarte de imágenes que desarrollen la temática a tratar.

    Recuerda que las diapositivas están para acompañar y ayudar a entender sobre lo que se está hablando, no para que el expositor se limite a leer su contenido.

    6. Utiliza pequeñas notas

    Acompañado con las diapositivas, puedes hacer unas pequeñas tarjetas que contengan la información suficiente, nombres difíciles de recordar, palabras clave que te guíen en el orden del discurso, fechas, entre otros.

    No te cargues con papeles grandes donde te distraerás revisando todo el tiempo la información, además de que entorpecerán tus movimientos de manos.

    Utiliza tarjetas pequeñas, donde sea difícil percibirlas, resaltando lo más importante para que así sea más fácil reconocer a simple vista de lo que vas a hablar a continuación. Además de que resaltar las palabras y mantenerlas en determinado orden estimulará tu capacidad de memorización.

    7. No te quedes en un solo lugar

    Es un gran error recostarte sobre una pared o un mueble, también lo es quedarte en un solo lugar en posición robótica. Cuando te quedas quieto hay más probabilidades de que los nervios te tomen por sorpresa y que las personas pierdan interés en la exposición al ver tu postura.

    Prueba con dar pasos por el auditorio de manera lenta y calculada, tampoco comiences a correr y a deambular por todo el lugar. Toma una postura adecuada, párate derecho y da pequeños pasos mientras vas hablando por el auditorio o el salón de clases.

    Si tu exposición es virtual prueba por quedarte quieto en el lugar donde estás, ya sea de pie o sentado. Apóyate con suaves y calculados movimientos de manos mientras vas hablando.

    8. Presentación personal

    El vestuario que utilices influirá mucho en cómo te presentes. Es más fácil y entretenido prestar atención a una exposición de alguien que tiene una buena presentación personal, que sobre alguien que no viste adecuadamente.

    Vístete conforme a la ocasión. Dependiendo de la importancia de la presentación, sobre quien será dirigido y el lugar donde se hará, los factores van a influir para tu elección. Lo importante es ir bien presentado, pues esto dará puntos positivos en tu exposición e incluso te ayudará a sentirte más seguro de la forma en cómo te estás presentando.

    Si quieres tener más tips sobre como exponer en clase, te invitamos a que veas el siguiente video.

    Si tienes alguna sugerencia no olvides dejar tus opiniones y preguntas en la sección de comentarios. También puedes entrar a nuestro canal Estudiantes del siglo donde te informarás sobre diversos temas que te ayudarán en tu vida como estudiante.

    Etiquetas:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *