Teoría de la evolución de Darwin: La evolución de las especies y la selección natural

    Teoría de la evolución de Darwin: La evolución de las especies y la selección natural

    La teoría de la evolución de Darwin se encuentra plasmada en el libro de “El origen de las especies” publicado en 1859 y escrito por Charles Darwin. Gracias a esta teoría se tuvo uno de los mayores aportes a la biología evolutiva y a la doctrina científica.

    Por tal motivo, debido a la trascendental importancia que tiene para la ciencia y el conocimiento humano, a continuación te daremos algunos datos sobre esta interesante teoría.

     

    ¿De qué trata la teoría de la evolución de Darwin?

     

    En su libro, Charles Darwin busca explicar el origen de la vida, teniendo en cuenta su teoría de la selección natural como un proceso ligado a la evolución.

    Se trata de un compendio de las formulaciones y los estudios que Darwin realizó durante su vida, recogiendo datos a través de sus viajes por diversas partes del mundo.

    La teoría de la evolución propone la idea de que cada uno de los seres vivos existentes, sean plantas, animales o humanos se originan de otros organismos anteriores. Señala que con el paso del tiempo se presentaron cambios intergeneracionales que modificaron la especie y llevaron a evolucionarla hasta lo que actualmente existe.

    No obstante, Darwin no solo se quedó defendiendo la teoría de la evolución que anteriormente ya había sido formulada, sino que habló de algo más y mostró las pruebas que sustentaban su teoría: la selección natural.

     

    Darwin sostuvo que la evolución más allá de tratarse de simples cambios progresivos con el paso del tiempo, consistía en una evolución causada por la adaptación. Es decir que conforme al hábitat y necesidad de supervivencia, los seres vivos evolucionaban con el fin de adaptarse a determinado espacio.

    Para explicar esto, Darwin se fundamentó en sus investigaciones realizadas en el viaje del Beagle que hizo alrededor del mundo. Específicamente explicó su teoría con los cambios morfológicos que habían sufrido distintas aves pinzones en las islas cercanas a las Galápagos.

     

     

    Origen de la teoría de la evolución

    En los inicios del pensamiento humano la iglesia siempre ha estado inmersa en todos los asuntos que se reservan al conocimiento de la existencia misma. La edad media estuvo dominada por las ideas religiosas producto de la fuerza que adquirió la iglesia durante esta época.

    Para la religión todo tipo de vida era producto de un ser divino denominado dios. No se permitía ninguna teoría que fuera más allá de este pensamiento. En esta época todos debían acogerse a la idea de que eran producto de dios y su creación.

    Sin embargo, a finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX se comenzó a ver una transmutación en la ideología humana. La iglesia dejó de imponer el terror en la sociedad y la ciencia cobró vida.

    La ilustración causó que la idea de la creación por parte de dios comenzara a cuestionarse. La filosofía mecánica y la cosmología se fundieron en uno solo hasta incluirse dentro de las ciencias físicas por medio de la historia natural.

    Posteriormente con el surgimiento de la paleontología la idea de una creación científica y natural tomó mayor relevancia.

     

    Teoría evolutiva de Lamarck

     

    Jean-Baptiste Lamarck fue el primer científico en hablar sobre una teoría evolutiva. Este señaló que las formas de vida actuales eran producto de los descendientes de otras formas de vida que habían existido en el pasado. A esta teoría se le denominó la teoría de la transmutación de las especies o también denominado Lamarckismo en su honor.

    No obstante, Lamarck sostuvo que la evolución se causaba de una manera casi imperceptible, donde la apreciación de esta evolución resultaba imposible al ojo humano. También señaló que los seres vivos evolucionan conforme a la situación en la que viven, es así como se adaptan a las circunstancias para sobrevivir.

    Para sustentar esta teoría Lamarck tuvo en cuenta los fósiles de animales que antiguamente diferían con los actuales, pero que a su vez tenían una gran relación unos con otros. Es así como dijo que los seres vivos descendían de otros seres vivos que existieron hace mucho tiempo.

    La teoría de Lamarck nunca fue tenida en cuenta durante su época, pero cincuenta años más tarde Darwin habló sobre esta misma situación y la plasmó en su libro “El origen de las especies”.

     

    Diferencias entre las teorías de Lamarck y de Darwin

    Aunque ambos científicos dieron una noción previa sobre la teoría evolutiva, Lamarck y Darwin tuvieron conceptos contrarios en la forma en como evolucionaban los seres vivos.

    Lamarck sostuvo que los seres vivos evolucionaban debido a su adaptabilidad, esto producto de los cambios que habían en el medio exterior. Por otro lado, Darwin se aferró a la idea de que las especies evolucionaban gracias a los rasgos que adquirían de sus predecesores, luego mejoraban sus propias capacidades con el objetivo de sobrevivir.

    Es decir que la teoría de Lamarck manifestaba que las especies tenían una excelente habilidad para efectuar el cambio morfológico que sufrían. Mientras que Charles Darwin defendía que la selección natural evolutiva de las especies se centraba en el éxito reproductor, todo gracias a los rasgos que adquirían las especies de sus predecesores.

    Para Darwin más que tratarse de una habilidad de adaptación por sobrevivir como decía Lamarck, se trataba era de una capacidad de adaptación que adquirían. Todo esto gracias a la información genética heredada por las especies anteriores a ellos.

     

     

    Si tienes alguna sugerencia no olvides dejar tus opiniones y preguntas en la sección de comentarios. También puedes entrar a nuestro canal Estudiantes del Siglo en YouTube o a nuestra página web estudiantesdelsiglo.com donde te informarás sobre diversos temas que te ayudarán en tu vida como estudiante.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *