Teoría del amor y el odio de Empédocles

    teoría-del-amor-y-el-odio-empédocles

    Teoría del amor y el odio de Empédocles

    A continuación aprenderás sobre la vida y obra de Empédocles, y su importante aporte al mundo de la filosofía con su teoría del amor y el odio.

     

    ¿Quién fue Empédocles?

     

    Empédocles fue un filósofo, poeta, médico y político griego. Nació en el año 484 a. C. en Agrigento, ubicado en la ciudad de Sicilia y murió en el año 424 a. C. en Peloponeso. Por eso es llamado como Empédocles de Agrigento o Empédocles de Akragas.

    Nació en una familia aristocrática, por tal motivo logró recibir una educación adecuada que le permitió ejercer distintas labores. 

    Hijo de Metón, una figura importante que ayudó a derrocar al tirano Trasideo en el año 470 a.C., y nieto de Empédocles de quien obtuvo su nombre. Su abuelo fue criador de caballos en su época y logró ganar las carreras de caballos en las olimpiadas realizadas en Olimpia, lo que le dio prestigio a la familia.

    Luego de que Terón muriera, su hijo Trasideo se quedó en el poder para ser posteriormente derrocado por el pueblo agrigentino. Se vio una transición de la tiranía a la democracia y aquí Empédocles jugó un gran papel. Defendió la democracia instaurada en Agrigento y terminó causando la disolución de la oligarquía conocida como la asamblea de los mil.

    De igual forma el filósofo persuadió a los agrigentinos para que abandonaran las luchas entre los partidos y se propendiera por la igualdad política. Estas actuaciones conllevaron a que varios enemigos se hicieran en su contra hasta ser exiliado de su pueblo.

     

    Muerte de Empédocles 

    Generalmente se recuerda a este filósofo como un ser místico y divino, pues así se reflejaba en sus discursos y poemas. Fue considerado como un gran orador y médico, las historias lo hacían ver como un gran sanador que incluso llegó a realizar ciertos milagros.

    Se decía que este logró resucitar a una mujer que llevaba 30 días sin respirar y otros milagros más. No obstante, estas exageraciones se toman más por sus obras donde se embellecía a sí mismo con divinidad y misticismo.

    Por razones como estas la muerte de Empédocles es un misterio, existen distintas versiones pero cada una más irreal que la anterior. La versión más famosa es aquella donde se dice que Empédocles se lanzó al volcán Etna en prueba de su inmortalidad para demostrar su divinidad y conexión con la naturaleza. Otros señalan que murió luego de ser exiliado de Agrigento o que se suicidó.

     

     

    Es difícil determinar cuál es la verdadera historia, pero si es memorable que sus obras tan poéticas cargadas de fantasía y misticismo nos encantan con su relato aunque esto configure una mayor dificultad a la hora de conocer lo que fue su vida.

     

    Obra de Empédocles

    Existen numerosas obras atribuidas a este gran filósofo, sin embargo es complicado determinar cuáles son ciertas y cuales no. Se considera que Empédocles escribió algunos epigramas que dirigió a su discípulo Pausanias, así como algunos otros versos que dedicó a Pitágoras.

    Según Aristóteles, Empédocles escribió el escrito de “Tránsito de Jerjes” que no se conoció al ser considerada una obra imperfecta, es por eso que fue quemada. De igual forma su obra “proemio a Apolo” también sufrió este destino pero de manera involuntaria.

    Los escritos que con seguridad escribió Empédocles fueron Sobre la naturaleza de los seres y las Purificaciones, donde relata cada obra de manera poética, pero cada una con una visión diferente. En la primera Empédocles habla científicamente sobre algunas explicaciones dadas al mundo natural desde la fisiología hasta el movimiento. Por otro lado, en purificaciones trata un tema más religioso, donde menciona que el alma al ser desterrada de la morada divina debe pasar por un proceso de purificación para volver a su lugar de origen.

     

    Teoría del amor y el odio de Empédocles

    En su obra “sobre la naturaleza de los seres”, Empédocles busca explicar el movimiento de los seres al cual se oponía Parménides. Este filósofo se basó en gran medida del pensamiento de Parménides quien postuló que nada podía surgir de la nada, pero al mismo tiempo decía que nada de lo que existía podía desaparecer.

    No obstante, Parménides decía que el ser era inamovible e inmutable, permanecía a un solo lugar. También debatía constantemente sobre si el ser “es o no es”. Empédocles toma estos postulados y dice que el ser se encuentra en constante movimiento pues está constituido por cuatro raíces que son el objeto o la sustancia de todo el universo. Esta idea la toma de los presocráticos que anteriormente habían hablado sobre el arjé o arché que vendría siendo la esencia de todas las cosas del universo.

     

    Es así como señala que la esencia del universo se encuentra constituido por los elementos primordiales, los cuales relacionó con los dioses de la siguiente manera:

    Tierra – Zeus

    Aire – Hera

    Agua – Edoneo

    Fuego – Nestis

     

    Ya que no existe una única unidad sino que hay cuatro elementos principales que pueden moverse constantemente para ocupar otro lugar, Empédocles defiende el movimiento del ser y expone que estos elementos son la unión de la existencia. El cambio existe por la unión o desintegración de estos elementos, que tiene un doble sentido, el que origina (amor) y el que perece (odio). Es por esto que Empédocles dice que el ser es transitorio y siempre está siendo alterado.

     

     

    Las fuerzas del amor y el odio

    Empédocles habló de dos fuerzas que movían al universo, estas dos fuerzas externas a los cuatro elementos que crean o desintegran al ser las llamó como amor y odio. Para el filósofo estas son las fuerzas principales de la atracción y de la repulsión, lo que ejemplifica con la muerte y la unión.

    Según él, la muerte era el triunfo de la discordia o del odio, es decir que era la separación del ser. Por lo tanto el amor era el que unía al ser por medio de los cuatro elementos. Pero a pesar de esto para Empédocles nada se creaba ni se destruía pues el ser siempre cambiaba. Por eso decía que lo que una vez fue, se alteraba para ser otra cosa.

    Es así como se concluye que el amor y el odio son las fuerzas que causan la unión o la separación de los elementos que crean al ser (tierra, aire, agua y fuego). Dichos elementos llevan a la formación o a la destrucción de estos pero sin ningún fin preconcebido. Simplemente los cuerpos se unen o se forman gracias al choque fortuito entre los elementos principales que se mueven por la fuerza del amor o del odio.

     

    En este sentido, para Empédocles el amor es la unión mientras que el odio es la separación, actuando de manera particular y fortuita.

    Si tienes alguna sugerencia no olvides dejar tus opiniones y preguntas en la sección de comentarios.

     

    También puedes entrar a nuestro canal Estudiantes del Siglo en YouTube o a nuestra página web estudiantesdelsiglo.com. Aquí te informarás sobre diversos temas que te ayudarán en tu vida como estudiante.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *