El mito de Teseo y el Minotauro

    teseo-y-el-minotauro

    El mito de Teseo y el Minotauro

    La mitología griega tiene gran fama debido a sus múltiples historias, todas y cada una de ellas tan interesantes y mágicas como ninguna otra. Esto sucede con el mito de Teseo y el Minotauro, donde se narra la valentía de Teseo, un trágico final y la muerte de un villano.

     

    Teseo y el minotauro

    Tiempo atrás, jóvenes de todas partes de Grecia se reunían todos los años para participar en los juegos olímpicos. Aquí los participantes se enfrentaban en distintas competencias deportivas.

    El ganador de estos juegos ganaba gran prestigio, pues además de demostrar ser el más fuerte de todos, recibía la bendición de los dioses, ya que era una celebración realizada en su honor.

    Una vez, el campeón de Atenas perdió contra el ganador de Creta, Andrógeno hijo del rey Minos de Creta. Como venganza, los atenienses asesinaron al vencedor de los juegos por la humillación causada a Atenas, lo que ocasionó la furia del rey Minos.

    Atenas perdió ante su poder y tuvo que prometerse a cumplir con el pedido del rey de Creta. Cada año, la ciudad ateniense debía enviar siete hombres y siete mujeres de familia noble como ofrenda para el Minotauro durante treinta años quien había sido encerrado en el laberinto de Dédalos.

    Se trataba de una bestia nacida de la furia de Poseidón hacia el rey Minos por haberle ofendido. Hijo del dios Poseidón y la esposa del rey de Creta llamada Pasifae. El minotauro se alimentaba de carne humana y su forma física era de un monstruo mitad hombre y mitad toro. 

    Al momento de llevarse a cabo la ofrenda, Teseo hijo del rey Egeo de Atenas, pidió a su padre que le dejara ir entre los catorce jóvenes para matar al Minotauro.  Al principio el rey se negó, pero luego dio su permiso y le pidió que al volver izara la bandera blanca en su barco si ganaba y la negra en caso de que perdiera.

    Durante una revisión en el palacio de Creta antes de zarpar hacia el laberinto del Minotauro, Teseo y Ariadna hija del rey Minos se enamoraron. Cuando escuchó su plan le entregó a Teseo un ovillo de hilo dorado para que no se perdiera dentro del laberinto y encontrara la salida.

    Teseo fue el primero en entrar al laberinto, con cada paso que daba iba desenredando la bola de hilo dorado que le entregó Ariadna hasta dar con el Minotauro.

    Algunas historias cuentan que tuvieron un enfrentamiento donde Teseo asesinó al monstruo a puñetazos. Otras simplemente dicen que Teseo hizo que la bestia lo persiguiera hasta cansarlo y así poder matarlo. También se cuenta que Ariadna entregó una espada al joven ateniense para que pudiera matar al Minotauro.

     

     

    Luego de que Teseo saliera vencedor y salvara a los demás jóvenes, zarparon de vuelta a casa. Sin embargo durante el transcurso del viaje se dice que Ariadna terminó siendo raptada por el dios Dionisio. Incluso se cuenta que durante el viaje de vuelta a Atenas tuvieron que hacer una parada  y esta fue abandonada. 

    Al llegar a Atenas, era tanta la emoción de Teseo por haber triunfado que olvidó cambiar las velas negras por las blancas. Cuando su padre vio las velas negras, pensó que Teseo había sido devorado por el Minotauro y se lanzó hacia el vacío muriendo al caer al mar.  

    Luego de lamentar la muerte de su padre, Teseo se hizo cargo del trono y se convirtió en rey de Atenas, nombrando al mar Egeo en honor a su padre.

     

    Si tienes alguna sugerencia sobre el mito de Teseo y el Minotauro no olvides dejar tus opiniones y preguntas en la sección de comentarios. También puedes entrar a nuestro canal Estudiantes del Siglo en YouTube. Y a nuestra página web estudiantesdelsiglo.com donde te informarás sobre diversos temas que te ayudarán en tu vida como estudiante.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *